iRacing es el líder de la simulación automovilística en línea. Su principal ventaja radica en su concepción: un servicio de competición centralizado. Aquí no dependes de nada ni nadie. El sistema organiza diferentes carreras en diferentes categorías durante un lapso de tiempo de unas dos horas. Este sistema se cimenta sobre un sistema de licencias que premia tanto la falta de incidentes como los resultados sobre el trazado.

Sus características no se quedan aquí, ni mucho menos. La tecnología de escaneado por láser es el principal aliciente en los circuitos de iRacing. Se trata, probablemente, del simulador que mejor recrea cada bache, cada curva, cada piano, cada valla. Además, cuentan con licencias de diferentes marcas de coches de alta competición para ofrecer un servicio variado: monoplazas, turismos, grandes turismos o prototipos.

El simulador de origen estadounidense separa sus competiciones entorno a distintas superficies de competición: el asfalto, tanto oval como circuito; y el barro, oval y rallycross. Cada piloto tiene la elección de aquellos vehículos que gusten, la superficie de competición y la modalidad de competición, por tanto.